Cómo tener ideas *infinitas* para tu blog de escritor

Los primeros pasos con tu blog de escritor son increíbles.

Cuando comienzas a trabajar estás a rebosar de ideas —las de toda una vida— y con una motivación que podría mover una montaña.

Sin embargo, la fuerza de la motivación no dura para siempre y más pronto que tarde la mayoría de las ideas desaparecen.

Así que la pregunta es… ¿qué puedes hacer en esta situación?

Después de más de 9 años escribiendo un blog, he desarrollado un sistema que me permite tener ideas casi infinitas de contenidos —y otra cosa no, pero contenidos creo un rato—.

Si quieres conocer cómo funciona y comenzar a aplicarlo en tu propio proyecto, sigue leyendo.

Cómo crear contenidos infinitos para tu blog: tu gran enemigo

¿Sabes de qué quieres hablar?

Sé que esto te puede parecer una pregunta trampa o absurda, pero te prometo que tiene sentido.

¿De qué has venido a hablar en tu blog?

Si te dedicas a escribir, lo más probable es que hayas contestado con un «sobre literatura, claro».

Y ahí está el problema de verdad.

No en el hecho de hablar de literatura, que es una gran opción siempre, sino en que se trata de una idea tan genérica que es muy complicado llegar a un público de verdad.

¿Quieres saber por qué triunfó en su día el Geek Furioso de la Literatura? Es decir, más allá de de por el gran talento que tiene.

Porque estaba dirigido a un nicho.

Él no hablaba de literatura, sino que lo hacía de literatura fantástica. Y ese matiz, por pequeño que te parezca, ya marcaba una diferencia entre él y las personas de alrededor.

Con todo esto, lo que te quiero contar es que el primer paso siempre es y será encontrar el tema exacto que tratarás.

Solo cuando tengas esto definido podrás seguir avanzando.

¿Ya tienes definido el tema principal de tu blog? Toca continuar este viaje

Una vez que has definido el tema principal de tu blog, por ejemplo, Literatura Fantástica, el siguiente paso es crear las categorías.

El poder de las categorías es enorme, por eso es importante que las elijas con cabeza. Aunque ten siempre en cuenta que esto no es tinta sobre piedra, podrás volver a atrás en cualquier momento.

Aun así, cuanto más concentrado y de forma más seria tomes esta decisión, mejor es que mejor. Te ahorrarás dolores de cabeza en el futuro.

En nuestro caso ficticio en el que el tema principal es la literatura fantástica, elegiremos las siguientes:

  • Reseñas de novelas de literatura fantástica.
  • Historias y anécdotas de escritores referentes.
  • Cómo leer las sagas más importantes del sector.
  • Si te gustó este, te gustará aquel.
  • Actualidad en el sector: últimas noticias de la literatura fantástica.

Como te decía, tómate tu tiempo para hacer esta selección. Sé que cuando llegas a este punto quieres correr mucho, pero no merece la pena.

La realidad es que llevas mucho tiempo sin hacerlo y porque tardes un poquito más no se acabará el mundo.

Recuerda esto: es muy importante disfrutar del viaje.

Ya tengo las categorías de mi blog: ¿qué tengo que hacer ahora?

Le ha llegado la hora a la lluvia de ideas.

El siguiente paso es muy sencillo.

Tienes que prepararte una pequeña tabla en una hoja de cálculo y colocar las 5 categorías principales en la parte superior.

Una vez las tengas, haz una lluvia de ideas en las que apuntes por lo menos 10 o 20 posibles publicaciones de cada uno de ellos.

Da igual que sean buenos o malos, eso ya lo juzgarás después. Lo que ahora importa es que esa lista se llene de buenas ideas con las que trabajar.

Una vez tengas una cantidad suficiente, es la hora de pasar a la última parte del proceso.

Mete la tijera: ¡no todas son tan buenas!

Una vez has llegado hasta aquí tienes una hoja de cálculo con una cantidad casi infinita de ideas.

Ojalá todas fueran maravillosas, pero creo que solo necesitas un pequeño vistazo para darte cuenta de que no es así, ¿verdad?

De entre todas ellas hay más de una que deja bastante que desear, pero no pasa nada. Es parte de este juego.

Lo importante es que hagas una selección de cinco ideas de cada categoría… ¡y surgirá la magia!

Ya tienes lo que has venido a buscar.

¿Te has dado cuenta de lo que has conseguido? ¡Tienes el calendario de todo un mes!

Fíjate con atención.

Tienes cinco categorías de contenidos (una para cada día de la semana) y cinco ideas potentes por cada una de ellas (suficiente para rellenar todo el mes).

En función de las ganas que tengas de crear, podrás compartir contenidos todos los días o limitarte a unos días.

Eso depende de ti.

Lo importante es que has descubierto una técnica que puedes aplicar en cualquier momento y que te permitirá contar con ideas de contenidos prácticamente infinitas.

Pon en marcha este sistema con antelación y llegarás al principio de cada mes con toda las cartas sobre la mesa.