Cómo empezar a trabajar en la psicología de tus personajes

¿Te gustaría trabajar en la psicología de tus personajes? ¿Te has preguntado si los actos que realiza tu personaje tienen sentido y son coherentes con lo que le ocurre en la trama?

No te preocupes, nos ha pasado a todas las escritoras. 

Por suerte, puedes aprender a crear una psicología de personajes desde cero gracias a las 3 claves que te desgranaré a lo largo de este artículo.

¿Por qué debes trabajar en la psicología de tus personajes?

Hay una realidad que no gusta a todo el mundo pero que es crucial para tener una historia que enamore a tus lectores: sin unos buenos personajes, la historia está perdida.

Puede que te inventes el mundo más increíble, la trama más espectacular… que si no tienes unos personajes con los que el lector empatice o quiera conectar, cerrarán el libro en cuestión de capítulos.

Por eso, los personajes son una de las partes más importantes a trabajar en tu historia. Y con ello no me refiero únicamente a hacer una ficha con todos sus datos y ya está.

No. Va mucho más allá de esto.

Va de la mano de comprender cómo funciona la mente de tu personaje en relación a todo lo que lo envuelve.

Y, a eso, se le llama psicología de personajes.

No importa si la psicología de personajes es para tu historia en wattpad, para tu blog o para publicarlo en papel. 

Lo que vale es que esté trabajada.

¿Lo vemos paso a paso?

Cómo empezar a trabajar la psicología de tu personaje principal

Antes de entrar en la materia con las 3 claves que quiero compartir contigo hoy, quiero darte un pequeño consejo.

Si nunca has profundizado demasiado en la psicología de tus personajes, lo mejor que puedes hacer es ir poco a poco.

Y, para ello, entrar primero en la de tu personaje principal. Tu protagonista. 

Al final será la voz cantante de tu historia y el que llevará a cabo toda la acción o la mayoría de esta.

Por eso las tres claves en formato de pregunta que te voy a explicar hoy, debes plantearlas pensando directamente en tu personaje principal:

  • ¿Qué aprendió tu personaje en su infancia?
  • ¿Qué motiva cada una de sus decisiones?
  • ¿Cómo se relaciona con sus propias emociones?

Vamos a verlas una a una en profundidad.

¿Qué aprendió tu personaje en su infancia?

La infancia es uno de los momentos más importantes en el desarrollo de nuestra propia psicología, por ello también debe serlo al construir a tu personaje principal.

Cuando somos niños empezamos a desarrollar las ideas, normas y claves acerca de cómo es el mundo (si es seguro o no), cómo son las personas (si podemos confiar en ellas o no) y cómo somos nosotros mismos (si somos valiosos y amados o no, por ejemplo). 

Las experiencias, por tanto, que vivimos en la infancia y adolescencia marcan mucho las creencias que tendremos y nuestra propia visión del mundo: también la de nuestros personajes. 

Si te fijas en tu día a día, en cómo te comportas y lo que haces, te darás cuenta de que lo haces tal y como has aprendido a hacerlo desde la infancia.

Por ejemplo, fíjate en cómo te comportas cuando conduces y si tus padres tienen la misma actitud. Es algo que nos marca porque si tus padres te han llevado mucho en coche de peque y tú has visto que gritaban, insultaban o pitaban a otros conductores, seguramente tú también lo hagas.

Así que el primer ejercicio que debes hacer es construirle un pasado a tu personaje, su infancia, qué aprendió en esa etapa y cómo se está reflejando en el presente de tu historia.

Un ejemplo de psicología de personajes de este punto, podría ser perfectamente Draco Malfoy. 

En casa de los Malfoy siempre se ha tenido un claro odio a los muggles, se ha ensalzado la pureza de los magos y se ha podido conseguir todo con poder.

Por eso la primera impresión que nos llevamos de Malfoy revela mucho de su crianza:

  • Tan solo quiere llevarse bien con Harry por su fama y, por lo tanto, su poder.
  • Llama a Hermione «sangre sucia».
  • Y desprecia a Ron Weasley por ser una familia que simpatiza con los muggles.
Draco Malfoy diciendo «POTTER» en un gif. 

Psicología de personajes

¿Qué motiva cada una de sus decisiones?

No todas las personas, y por tanto todos los personajes, se mueven de la misma manera en el mundo.

Algunas lo hacen por amor, otras evitan el dolor, otras realizan cada acción con miedo, con ansias de poder, con egoísmo…

Motivos hay más de los que te imaginas, solo tienes que dar con el que encaje mejor con tu personaje.

Piensa en cómo las experiencias que ha vivido le han llevado a tener unas «normas implícitas» o unos filtros a través de los que ve el mundo.

Si el padre de tu personaje murió aplastado por un mueble que se estaba subiendo por una fachada durante una mudanza, entonces tu personaje temerá acercarse a ciertos lugares porque los verá inseguros.

Si tu personaje ha vivido en su hogar una relación sana de pareja, no temerá abrir su corazón e ir en busca del amor de su vida.

Por ello, hazte estas preguntas:

¿Qué es lo que le mueve? ¿Qué mensaje toma como verdadero, por mucho daño que le haga?

Por ejemplo: salir a la calle es inseguro porque puede caerme un sofá en la cabeza.

Para ponerte un ejemplo de psicología de personajes con esta clave, voy a usar a Katniss.

Todas las acciones de Katniss se realizan en base a una única motivación: poner a salvo a su familia. 

El mensaje que toma como verdadero por mucho daño que le haga es que su familia, sin ella, no sobrevive:

  • Caza todos los días para alimentar a su familia.
  • Se presenta voluntaria en los Juegos del Hambre para evitar que su hermana pequeña lo haga.
  • Y trata de mantenerse con vida para seguir cuidando de ella una vez salga de allí, porque sin ella, se morirían de hambre.
Katniss Everdeen en un gif abrazando a su hermana

Psicología de personajes

¿Lo tienes más claro? Entonces vamos a por la última clave.

¿Cómo se relaciona con sus propias emociones?

En psicología existe un concepto llamado meta-emoción. Y son emociones que tenemos con respecto a nuestras propias emociones.

Sí, lo sé, parece un poco trabalenguas, pero en realidad tiene más sentido de lo que parece.

Es cuando sientes miedo al miedo o te enfadas porque estás triste o cansado.

Por eso, tu personaje actuará muy diferente si siente vergüenza o se cree débil por sentirse triste que si vive la tristeza como una experiencia normal y humana que ha de atravesarse.

Para trabajarlo en tu personaje, piensa en la relación que tu personaje tiene consigo mismo: 

  • ¿Tiende a esconder lo que siente? 
  • ¿Qué es lo que teme, qué es lo que evita? 
  • ¿Tiene alguna emoción que no soporte sentir?
  • ¿De qué formas intenta deshacerse de ellas?

Volviendo a Harry Potter para añadirte un ejemplo de psicología de personajes que abarca este punto, vamos a centrarnos en Hermione.

Hermione tiende a esconder lo que siente cuando no le sale algo bien, lo que más teme es ser una persona normal (no destacar, más bien) y lo que evita, por lo tanto, es llevarse con personas que puedan tener una inteligencia mayor.

Estoy segura de que no soporta sentir el fracaso e intenta deshacerse de ello demostrando que es buena en algo.

Hermione granger GIF - Psicología de personaje

Ahora que ya conoces estas tres claves, debes hacerte una última pregunta.

¿Quieres profundizar en la psicología de tus personajes?

La psicología de personajes es tan amplia que es imposible tratarla por completo en un artículo de nuestro blog.

Por eso en la academia para escritores de Literatura juvenil para escritores te ofrezco diferentes masterclasses en las que podrás profundizar en la psicología de tus personajes.

En ellas explico todo lo que la psicología me ha enseñado para darle un sentido tus personajes.

Si te ha gustado este contenido y te gustaría que hiciéramos más, comparte este post en tus redes sociales para llegar a mucha más gente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.