15 tips para ser productivo escribiendo

Si hay algo que me gusta en la vida es ser productiva.

Es decir, ser capaz de producir siempre (lo habrás podido comprobar con los artículos de este blog, intento no fallarte ninguna semana).

Así que no podía ser menos en el ámbito de la escritura.

Por eso hoy te he recopilado los 15 tips para ser productivo escribiendo que a mí más me han funcionado a lo largo de los años.

¿Empezamos?

15 tips para ser productivo escribiendo

Antes de empezar a leer tienes que saber que cada persona es un mundo y que es posible que tú tengas que amoldar estos consejos a tu propia situación.

Así que mi mejor recomendación es que los pruebes y que, si no te funcionan, intentes algo diferente.

1- Usa siempre el mismo lugar para escribir

Tu mente asocia un lugar a una actividad. 

¿Comer? En el comedor. ¿Dormir? En la cama. ¿Estudiar? En la biblioteca.

Pero esto lo tienes que entrenar tú día a día. Algunas actividades las tenemos tan interiorizadas que no caemos en la cuenta de que en algún momento se tuvo que formar esa rutina.

Si llevas comiendo en la mesa del comedor toda tu vida es porque tus padres te acercaban a ella desde que eras un bebé.

Con la escritura es igual.

Busca un sitio en el que ponerte a escribir y hazlo tuyo. 

Tu escritorio, una cafetería, la biblioteca… me da igual dónde, pero si siempre utilizas el mismo escenario, tu mente relacionará el acto de sentarte al escritorio con escribir.

escribe siempre en el mismo lugar ser productivo escribiendo

2- Ese entorno debe estar despejado y ordenado

Esto puede sonar muy Marie Kondo pero es cierto.

Trabajamos mejor en un entorno despejado y sin distracciones.

Es importante que en el momento de escribir solo tengas a mano lo que vas a necesitar para realizar esa tarea.

Si tu escritorio está repleto de figuritas o papeles, carpetas y cientos de cosas más… créeme que es más difícil empezar a escribir porque debes hacer más esfuerzos para concentrarte.

3- Ponte pequeñas metas

Vivimos con prisas.

Con las ganas pegadas a los talones por terminar una novela y mandarla a editoriales y escribir y que nos publiquen y escribir y que vernos en librerías…

Cuando lo que de verdad tiene que gustarte de todo este proceso es escribir.

Por eso este tercer consejo es que te pongas pequeñas metas, que sean alcanzables y que no te frustren.

¿La mía? Desde hace años me propongo escribir 600 palabras al día.

Empezó cuando en la universidad tenía que levantarme a las seis de la mañana para coger el autobús.

Y solo contaba con media hora antes de salir corriendo de casa.

Me levantaba para escribir 600 palabras, que me llevaba normalmente esa media hora.

A veces lograba más, otras menos, pero el caso era que me sentaba a escribir.

Y pasito a pasito… diecinueve historias escritas.

4- Escribe siempre a la misma hora

Soy una chica de rutinas por lo que te has podido imaginar, así que si necesito siempre el mismo sitio para escribir y la misma meta… ¿qué te hacía pensar que no iba a necesitar la misma hora?

A mí me funciona despertarme más pronto de lo que me tocaría.

(Es más, lo pasé fatal mientras vivía en Madrid porque debía salir de casa a las 6 de la mañana para llegar al trabajo y me despertaba a las 5 para escribir).

Pero al final, escribir siempre a la misma hora le ayudará a tu cerebro a relacionarla con la actividad que vas a realizar.

Puede ser en el horario que a ti mejor te vaya: si eres un ave nocturna, hazlo de noche, si prefieres las tardes, todas tuyas… o simplemente a la hora que te deje la vida, que a veces no es cuestión de querer, sino de poder.

5- Haz pequeños descansos

Es domingo, tu día libre. 

Y decides marcarte un maratón de escritura que hará que se te caigan los dedos.

Sí, mola, pero recuerda que debes hacer pequeños descansos cuando llevas mucho tiempo delante del ordenador.

Ayudará a tu cabeza a relajarse y a volver con más fuerza.

Simplemente detente para tomarte un tentempié, beber agua o darte una ducha. Algo que te ayude a desconectar un tiempo.

descansar ser productivo escribiendo

6- Revisa lo que llevas escrito

Obviamente, esto solo funciona si ya tienes algo escrito de la historia.

Si vas a empezar de cero, no.

Pero si te atascas en un capítulo o no sabes por dónde seguir, lo mejor que puedes hacer es revisar lo que ya tienes escrito.

En mi caso leo el último capítulo porque me ayuda a relacionarlo con lo que me toca ese día.

Así es más fluido que si, simplemente, me lanzo a escribir de memoria.

7- Accede a internet para buscar información

En el consejo 9 te hablaré de algo parecido que necesitas para escribir.

Pero es importante que tengas conexión a internet mientras escribes por si necesitas información de algo sobre lo que no habías investigado con antelación.

Por ejemplo, en mi caso, lo tengo siempre abierto por dos razones: 

  1. Nombres para personajes en los que no había pensado por algún motivo.
  2. Sinónimos, antónimos o significados de palabras

Wordreference y Behindthename son las dos webs que siempre tengo abiertas cuando me pongo a escribir.

8- Aléjate de las redes sociales

Parece obvio, pero es más difícil de lo que parece.

Así que te recomiendo que escribas lejos del móvil, con el modo avión o sin los datos.

Si ocurre algo importante y tienen que contactar contigo: que te llamen (que cuando hay desgracias es lo que se suele hacer).

Pero durante tu rato de escritura tienes que enfocarte en tu documento.

Y si estás todo el tiempo entrando en Twitter, Instagram o TikTok… créeme que se te pasará tu horario de escritura sin conseguir ni media palabra.

aléjate de las redes sociales ser productivo escribiendo
No te engañes, no estás escribiendo, estás procastinando.

9- Ten la información a mano

Porque seas mapa o brújula, vas a tener que hacer algo de investigación antes de ponerte a escribir.

A lo mejor no es algo muy exhaustivo, pero necesitarás al menos los nombres y descripciones de los personajes para que no sea rubio en la página 3 y pelirrojo en la 50.

Para esto yo tengo libretas. Una por cada proyecto que inicio.

Bueno, miento, en los últimos años he llegado a utilizar la misma para hasta tres proyectos diferentes.

Si no se acaban las páginas… ¿para qué malgastar papel?

Así que te recomiendo tener un planificador como el que te regalo en mi newsletter de escritora, una libreta con anotaciones o un word con todo lo que necesitas.

Y así puedas consultarlo las veces que haga falta mientras escribes.

10- Técnica Pomodoro

Me salvó la vida mientras estudiaba.

Porque, a ver, jamás he sido buena memorizando.

Aprendiendo sí, porque retengo la información que me resulta útil, pero muchas de las asignaturas de la carrera eran… horribles.

Así que la técnica pomodoro me ayudaba muchísimo a concentrarme y ser productiva.

¿En qué consiste? En enfocarse en una tarea durante un tiempo (25 minutos) y descansar durante 5 minutos. Y así repitiendo la acción tantas veces como necesites.

Créeme, me ayudó muchísimo mientras estudiaba. Y sé de otras escritoras que lo utilizan para sus rutinas.

11- Comparte tus logros por redes sociales

Muchísima gente se queja porque la gente comparte el número de palabras que consigue escribir en un día.

¿Sinceramente? Que les den.

Es una de las técnicas que más me motiva y ayuda a ser productiva.

Además es como tener un pequeño diario de bitácora recogido en un hastag.

Así que si te apetece compartir tus logros por las redes sociales, adelante.

La gente que se queja está gastando energía que podría utilizar en otras cosas como… ah, escribir.

12- Prémiate

A lo mejor al inicio de ponerte a escribir, si no tienes una rutina o no te acostumbras, premiarte puede ser una buena forma de ayudar a tu cerebro a sentarse y escribir.

Y cuando llegues a tu pequeña meta, pam, ahí tienes tu recompensa.

Mi recomendación es que no te premies con comida porque (lo he leído, no soy psicóloga) dicen que la comida no puede ser ni un premio ni un castigo. Eso solo condiciona problemas de salud.

Así que, mejor ponte como recompensa ver un vídeo en YouTube, estar un rato en TikTok, leer el capítulo de la novela que no puedes dejar de leer… El límite lo pones tú.

13- Cuando estés con tareas que no requieran pensar, piensa en la novela

Escribir no es solo sentarte delante del ordenador y teclear palabras hasta que te sangren los dedos. 

También es darle rienda suelta a tu imaginación.

Me pasaba mucho mientras iba en el transporte público.

Pensaba en la novela que estaba escribiendo, sus personajes y cuál sería el siguiente paso.

Si se me ocurría algo increíble, corría a apuntarlo en las notas del móvil.

Luego, cuando te sientes delante del ordenador, será mucho más fácil ponerte a escribir.

Cuando estés con tareas que no requieran pensar, piensa en la novela ser productivo escribiendo

14- Escoge una historia que te motive

No sabes la de veces que me ha pasado esto: llevo pensando en una historia meses. Lo tengo todo atado, perfecto para ponerme a escribir…

Y cuando me pongo delante del ordenador: nada.

Ni una chispa de emoción.

Si no me motiva la historia que voy a escribir, lo peor que puedo hacer es obligarme a hacerlo.

Así que normalmente la descarto y busco una nueva. Ya le llegará el turno.

15- No te compares con otras personas

Tal vez el tip más importante de todos.

En la era de las redes sociales es casi imposible no compararse con otras personas.

Pero si algo me ha enseñado mi psicóloga es que no podemos compararnos con personas que no somos nosotros.

No puedo compararme con una escritora que no tiene: ni mi mismo género literario, ni mis mismas circunstancias; ni mis mismos recursos, ni mi misma suerte… (y la lista es inmensa).

Cada persona tiene sus circunstancias, es de su padre y de su madre (o de su padre y su padre o su madre y su madre).

Así que no va a haber dos personas que vayan a vivir lo mismo al mismo nivel.

Céntrate en lo que tú consigues, en tus metas, en tus logros y deja que el resto tenga su vida.

Esto es todo lo que yo hago para ser productiva escribiendo

Y espero que te haya servido de ayuda.

Recuerda que no tienes por qué probarlo todo, escoge uno e inténtalo, a ver qué sale.

Por el momento te recuerdo que tienes muchos más recursos para escritores en la web y que en el mes de agosto no habrá episodios del podcast, pero que puedes escuchar todos los que están publicados hasta el momento.

¡Nos leemos!

3 comentarios

  1. Lo de no compararse es taaaaan importante! A mí me resulta muy difícil y me ha llegado a desmotivar bastante, pero intento siempre tener presente eso que tú dices, que no me puedo comparar con otra gente que no sea yo.

  2. A mí lo de relacionar cosas me viene de serie, pero todavía no he conseguido que mi cerebro asocie un lugar y un horario a escribir. Supongo que es porque no tengo una rutina de escritura. Pero espero que, poco a poco, consiga creármela y que tus tips me ayuden con ella.

  3. La idea de ponerte una rutina en horario y lugar es exactamente lo que necesito. A partir de ahora lo llevare acabo para hacerme de un buenos hábitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.