5 mujeres de Al-Ándalus que inspirarán tus historias

Si hay algo que tenemos en la península Ibérica es historia para dar y regalar y me apetecía muchísimo investigar un poco acerca de Al-Ándalus, ese territorio tan poco estudiado en los colegios (al menos en mi época y zona) pero que nos ha dado prácticamente todo lo que tenemos hoy en día.

Así que hoy te traigo a cinco mujeres de Al-Ándalus para que te inspires y crees personajes, novelas o lo que te apetezca con ellas.

(Si al terminar esta entrada no te apetece escribir sobre este periodo histórico, me voy de la vida porque NECESITO que alguien escriba una novela juvenil ambientada aquí).

Y antes de empezar le quiero dar las gracias a Andrea D. Morales porque es quien me ha proporcionado una lista inmensa de mujeres muy interesantes para que decidiera.

Ahora sí, vamos a ello

The Merchants Visit de Jan-Baptist Huysmans

1. Wallada bint al-Mustakfi «la Omeya»

Tal vez la mujer más famosa (o al menos la que he visto mencionar por redes sociales). Fue poetisa, princesa y una señora a la que merece la pena estudiar.

Abrió una escuela para poetisas (sí, únicamente para mujeres) en su propia casa, no portaba velo y llevaba sus propios versos bordados en vestidos haciendo rabiar así a los religiosos más estrictos.

Pero para saber más sobre su historia te recomiendo que te pases por el hilo que escribió Cristina en Twitter porque además de aprender, te echas unas risas:

2. Hafsa bint al-Hajj al-Rakuniyya

Se trata de la poetisa andalusí de la que más poemas se conservan (un total de diecisiete). Nació en Granada en 1135 y ocupó un lugar importante en la corte de los almohades granadinos.

No solo eso, sino que gracias a su labor literaria y educativa logró hacerse oír hasta más allá de su ciudad, porque en 1158 la enviaron a Rabat junto con poetas y nobles granadinos ante el califa Abd al-Mumin.

Allí conoció a Abu Yafar Ibn Saíd, que se convertirá en el protagonista de varios intercambios de poemas que nos han llegado hasta el día de hoy.

3. Subh

Pasamos de las poetas a las mujeres que formaban parte de la corte y el politiqueo de la época. Y es que si hay algo que nos inspira, son los dramas.

Subh era una esclava de origen navarro o vasco, es más, la llamaban la vascona.

Formó parte del harén de Alhakén II y se rumoreaba que este era homosexual, por lo que Subh solía vestirse de jovenzuelo y se hacía llamar Cha’far,​ Ya’far o Djafar para seducirle.

Gracias a que fue la primera en darle un hijo al califa, se aseguró el trono y ser la favorita de Alhakén. Y no solo eso, como consiguió darle dos hijos, podía pasearse por fuera de Medina Azahara vestida y haciéndose llamar como un hombre.

Una historia cuanto menos interesante y que hace que los engranajes de mi cerebro se pongan a pensar en todas las posibilidades que tiene una historia como la suya.

4. Tarub

No te haces una idea de la cantidad de historias que pueden nacer tan solo de esta mujer. Resulta que Tarub formaba parte del harén de Abderraman II y después de que al hombre se le murieran dos esposas, decidió probar suerte y enamorar al Emir.

No solo consiguió enamorarle, sino que le dio un hijo varón, lo que significaba asegurarse un mejor puesto tanto para el niño como para ella. ¡Pero mira tú por donde! Abderraman ya tenía un primogénito de su primera esposa.

Tarub intentó mil y una cosas para que el primogénito no fuera el favorito del Emir, incluso llegó a apartarlo para que no se vieran y solo pudiera congeniar con su propio hijo.

Spoiler: salió mal.

Hasta trató de envenenar a Abderraman para que muriera sin haber nombrado un sucesor y que pudieran escoger a su hijo en vez de al primogénito.

En fin, que una historia que ríete tú de Juego de Tronos.

5. Aixa bint Muhammad Aben al- ahmar «La Honesta»

Esta mujer te tiene que sonar un poco más, porque de ella sí que hemos oído hablar. Y la han sacado en películas y series.

¿No? ¿Y si te digo que suya es la frase: “Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre”?

¿Nos entendemos?

En efecto, estamos hablando de la gran sultana de la Alhambra. La madre del último rey de Granada, Boabdil.

Prácticamente fue la resistencia contra los Reyes Católicos y quien llevaba los hilos de una forma u otra en la corte.

Me puedo imaginar a un personaje basado en esta mujer que sea la ama del cotarro, porque no podía ser de otra forma.

Guau, vaya entrada la de hoy. Créeme si te digo que ha sido la más difícil de las que tenía pensadas porque la información es escasa y no sabía cómo adaptarla para el blog.

¡Pero lo conseguí! Y no te puedes quejar de mujeres, porque menudos personajes te pueden salir de estas ideas. Recuerda que la creatividad se ejercita y solo pensar en las posibilidades que te dan estos referentes ya te está ayudando a hacerlo.

¡Nos leemos la semana que viene! ^^

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.