Cómo comprar el dominio y el hosting de tu página web como escritor

Después de todo lo que te conté hace unas semanas sobre lo que necesitas para arrancar tu web como escritor, el siguiente paso es ponerte con ello.

Y como yo sé que esto es algo que vas dejando pasar porque no es urgente —aunque sí que es importante—, quiero acompañarte paso a paso para que puedas lograrlo.

También soy consciente de que la primera vez que te pones a montar una página web parece que te estás enfrentando a construir el castillo de Hogwarts con LEGO.

Pero te prometo que esto es bastante más sencillo cuando le pillas el truco y que Voldemort no vendrá a por ti.

Espero.

Así que si quieres que te acompañe paso a paso a la hora de construir la base de tu página web, sigue leyendo.

¿Qué necesitabas para crear tu página web de escritor?

Como te conté en el artículo anterior, hay dos elementos que son imprescindibles a la hora de construir tu página web:

  • Hosting.
  • Dominio.

En este pequeño post te quiero explicar cómo adquirir cada uno de ellos para que solo tengas que seguir los pasos.

Por cierto, si con todo esto del texto no te apañas, pídeme en los comentarios que te grabe un tutorial en vídeo y lo haré sin problemas.

¿Dónde puedo comprar mi dominio y hosting?

Al igual que con cualquier otro producto o servicio que te puedas imaginar, también existen diferentes tiendas que venden —o mejor dicho, alquilan— tanto el hosting como el dominio para tu página web.

Existen mejores y peores opciones, pero yo te quiero hablar de aquella con la que he tenido mejores experiencias: CDMon.

Tanto esta página web como la de Laura Tárraga están gestionadas desde esta plataforma.

Y no, no se trata de un post patrocinado. Pero estaría encantado de que lo hicieran en algún momento. Es un gusto charlar sobre su servicio.

¿Por qué elijo CDMon como hosting?

Mi recomendación se basa en las buenas experiencias que he tenido trabajando con ellos.

Son unos profesionales como la copa de un pino, tienen precios de lo más interesantes y, además, son muy cercanos cuando necesitas ayuda.

Desde el primer momento te lo ponen todo muy fácil y creo que su servicio de atención al cliente y resolución de dudas activo durante las 24 horas del día marca la diferencia.

Y, ojo, que esto no es una exageración. He llegado a plantear consultas a las 4 de la mañana y en menos de media hora tenía la respuesta.

Así que imagínate el grado de compromiso que tienen con este negocio.

Si eres como yo, que soy un poco torpe con todo este tema de las páginas webs, solo por saber que pase lo que pase tendrás a un equipo de profesionales detrás merecerá la pena.

¿Pagar por una página web?

Quería tratar contigo este punto porque es una duda muy habitual en los escritores con los que trato.

Siempre surge la pregunta de si existen otras opciones gratuitas y a mí se me viene a la cabeza la duda de por qué ni siquiera nosotros mismos estamos dispuestos a vernos como unos profesionales.

Mira, estoy muy acostumbrado a encontrarme cada día con un montón de escritores que afirman que escribir es su trabajo.

Por desgracia, esto son solo sus palabras. La verdad es que después sus gestos no lo acompañan.

Ni trabajan como si fuera un oficio con el que ganarse la vida, ni están dispuestos a invertir en ellos mismos, como cualquier emprendedor.

Pero si tú estás leyendo estas líneas, significa que estás en disposición de cambiarlo.

Sí. Existen opciones gratuitas. Y te lo tengo que decir. Sin embargo, no se las recomendaría ni a mi peor enemigo. Bueno, quizás a ese sí.

El problema de estos espacios es que son mucho más limitados y, por ende, menos atractivos para ti como creador y para el lector que te encuentra.

Yo siempre he pensado que les falta muchísima personalidad y creo que tú no quieres ser uno más en un mundo tan saturado como es el editorial.

Lo que tú buscas es que cuando un lector te encuentre en la red aparezca el efecto wow. Que se quede con la boca abierta y que desde el primer contacto ya le estés conquistando.

Piensa que tu página web es parte de tu historia como escritor y que este es uno de los activos más importantes que tienes para ser un autor profesional.

La verdad es que la inversión en una página web no es elevada. Puedes empezar con menos de 70 euros al año: Menos que Netflix.

Estoy convencido de que es inferior a lo que te gastas cada año tomándote algo por ahí.

Y, desde luego, menos de lo que inviertes en libros cada doce meses.

Por lo tanto, si no quieres invertir esa cantidad, lo único que le estás diciendo al mundo es ni yo me tomo en serio mi carrera.

¿Compramos el dominio?

¿Qué te parece si te acompaño en el proceso de compra de tu dominio?

En CDMon lo hacen muy fáci.

Mira, esta es la pantalla de inicio de CDMon:

¿Ves ese campo donde puedes escribir? Ahí debes redactar el nombre del dominio que quieres en tu web.

Ojo, que este paso es más importante de lo que piensas. Así que recapacítalo bien.

Mi consejo personal es que si lo quieres para tu página web de escritor utilices tu nombre y apellidos.

Imagínate que te llamaras Fulanita Fulgencia:

Tan solo lo escribiría ahí y pulsaría en el icono del a lupa.

Cuando lo haces, te llevará a un apartado donde podrás ver si está disponible y con qué terminaciones:

Como se trata de un nombre muy poco común, en esta ocasión no hemos tenido problemas. Todas las opciones están disponibles.

Por cierto, como puedes ver, según la extensión que elijas para tu dominio será más o menos caro.

Mi consejo personal es que no te vayas a extensiones demasiado raras y te quedes con las típicas.

Así para cualquier lector será mucho más fácil de recordar.

Punto com o punto es: ¿cuál es la mejor opción?

Esta es una de esas preguntas que el ser humano se ha formulado desde la prehistoria y que hoy me congratula poder resolverte.

De verdad, ¿eh? En el Yacimiento de Atapuerca se han encontrado pintadas que se refieren a este dilema.

Hasta Aristóteles le dedicó un capítulo en Retórica.

¿Que dices que estoy mintiendo?

Ahora en serio, se trata de una duda muy habitual y te voy a tratar de responder de la manera más sencilla posible.

Mi consejo personal es que compres ambos y redirijas el punto es al punto com.

Sé que supone un ingreso más grande. Pero, ¿de verdad te vas a preocupar por 10 euros al año adicionales?

Estoy convencido de que te merecerá la pena quitarte de un pequeño capricho si con ello defiendes tu marca como escritor.

Imagínate que compras el dominio fulanitafulgencia.com y de pronto alguien compra el punto es por las razones que sea.

Muchísimos de tus lectores potenciales acabarán entrando en la otra página web pensando que es la tuya y serán personas que pierdas para siempre como compradores.

Merece la pena realizar un pequeño esfuerzo y quedarte con ambos de cara a proteger tus propios intereses.

Si por algún motivo solo puedes permitirte uno, yo siempre elegiría el punto com. Tiene más alcance internacional y nunca sabes dónde venderás tus libros en el futuro.

¿Y qué pasa con el hosting?

Pues que también te quiero acompañar a comprarlo.

En la propia plataforma de CDMon puedes adquirirlo —y de hecho, yo te aconsejo siempre que dominio y hosting los compres en el mismo lugar para que todo sea más intuitivo—.

Tan solo tienes que pulsar en el botón del menú con su nombre e iniciar el proceso.

CDMon te ofrece diferentes planes con distintas opciones.

Aunque ellos te señalan cuál es el que te quieren vender, mi consejo es que si nunca has tenido una página web arranques con el más pequeño.

Tu decisión no es para siempre. Siempre puedes pulsar un botón y pasar automáticamente a un plan superior sin ninguna clase de problema.

La propia plataforma te guiará a unir hosting y dominio

Esto no te lo puedo enseñar porque me obligaría a pasar por caja, pero cuando adquieras el hosting te preguntará si tienes un dominio ya que quieras conectar o si quieres comprar uno.

Sigue cada uno de los pasos que te comente el asistente y muy pronto tendrás una página web preparada para funcionar.

Aunque todavía te falta un último paso: instalar WordPress

¿Que todavía tienes que hacer algo más?

Así es.

Ahora mismo tienes el establecimiento y la dirección que querías, pero te falta llenarlo de muebles.

Y para ello lo primero es asentar la estructura en la que lo harás: WordPress.

Ya te he hablado sobre él en muchas ocasiones en este blog, pero se trata del mejor sistema para gestionar tu página web que existe.

Y además es gratuito. Así que después del dolor de pagar tanto, seguro que te merece la pena.

Para instalarlo tendrás que entrar en el panel de control de tu hosting. Se trata de un proceso de lo más sencillo.

En el apartado de aplicaciones te aparecerá la opción de Instalar WordPress. Tan solo tienes que pulsarlo y te acompañará un asistente durante todo el proceso.

Es muy fácil y en menos de lo que canta un gallo lo tendrás funcionando.

Si quieres en un futuro artículo te puedo explicar cómo trabajar en su interior para tener una página web de escritor funcional. Pero eso es ya otra historia.

¿Te has quedado con alguna pregunta?

Como siempre te digo, si te has quedado con cualquier pregunta me la puedes formular en los comentarios y para mí será un placer responderte.

Sé que todas estas etapas pueden ser complicadas cuando las realizas por primera vez, pero también te prometo que en cuanto lo hagas te parecerá un proceso de lo más intuitivo.

Antes de marcharme, quiero insistirte en la idea de que si ni siquiera tú inviertes en tu carrera como escritor, ¿quién más lo hará?

2 comentarios

  1. Muchas gracias por el post (y por la página y el podcast, ya que estamos). Justo ahora estoy en el punto de lanzarme con esto y me da un poco de miedo. Te agradecería muchísimo que hicieras ese otro post sobre cómo trabajar en el interior de WordPress para darle forma a la página, sí <3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.